Llámenos

Turks & Caicos

Hacer una escapada a las islas caribeñas de Turks y Caicos es disfrutar de la tranquilidad. Para ello es imprescindible olvidarse del reloj. El tiempo allí no cuenta, ya se encarga por sí solo de controlarse.

No hay líneas de metro, ni embotellamientos de coches en horas punta. Encontrará largas playas de arena blanca con aguas transparentes, ricos arrecifes y paredes coralinas junto con una amplia variedad de flora y fauna tropical.

Nuestra propuesta es una estancia en el hotel Parrot Cay. Está ubicado en una isla privada a la que le ha usurpado el nombre, para que la identificación sea inmediata. Aquí, alejado del mundanal ruido, podrá disfrutar, plenamente, de la paz y la tranquilidad de la que habitualmente se carece y tan a menudo se anhela. Navegar, bucear, tomar el sol, o incluso meditar con un monje budista son algunas de las opciones.

Si el relax es su propósito, ha elegido el sitio idóneo.