Llámenos

Islandia: tierra viva

Islandia es una isla surgida del océano, cuyo subsuelo está transformándose continuamente por su incesante actividad volcánica y geotermal. Es la tierra viva, en formación perpetua. Es la tierra más joven en el más viejo continente.

Islandia también significa muchas cosas y su nombre, engañoso, nos puede orientar pero también despistar. Islandia es una isla, cierto, pero no es ése el motivo de su nombre, sino que es una derivación del original: “Tierra de Hielos”… y aún esto puede inducirnos a error: Islandia puede ser sorprendentemente calurosa en verano cuando el sol brilla casi las 24 horas del día. Es el famoso “Sol de Medianoche“. En invierno, son las auroras boreales las que encienden el cielo con sus luces y colores.

Esta Tierra Viva es increíblemente atractiva. La costa con sus bahías y pequeñas islas, las ballenas y los bellos fiordos; la región central, montañosa y deshabitada, con sus inmensos glaciares, sus volcanes y géiseres, las mayores cascadas de Europa; los agrestes desiertos de hielo y lava.

Estamos en el corazón latente de la Tierra. No en vano Julio Verne situó aquí la entrada de su “Viaje al Centro de la Tierra“!.