Llámenos

Copenhague: el cuento cosmopolita de Andersen

Esta bulliciosa y cosmopolita ciudad, que presenta las últimas tendencias en moda, diseño y arquitectura ha hecho posible la convivencia natural de la tradición con lo rabiosamente contemporáneo. Lujosos palacios, románticas fuentes e interesantes museos se funden con el vivo colorido de las casas más típicas, pintorescas tabernas y elegantes restaurantes.

Esta cohabitación, nada forzada, define el carácter de los habitantes de Copenhague, permanentemente montados en una bici, respetuosos, divertidos y amantes de la buena mesa. Porque quizás lo que más choca, sin duda por desconocimiento, es que la gastronomía danesa tiene mucho más que ofrecer de lo que tópicamente parece.

A pesar de los cambios que ha sufrido la capital danesa, su principal atractivo es que sigue teniendo aire de cuento. Cuando se pasea por sus calles, es inevitable rememorar las historias de Andersen y dejarse seducir por la magia de esa fantasía.