Llámenos

Chile, del desierto a los glaciares

Chile. El país más largo y estrecho del mundo. Esto ofrece al viajero todo un rosario de paisajes, extremos y diferentes, con su flora y fauna características. Nuestro viaje puede empezar en el norte, que guarda el desierto más árido del mundo, salpicado de grandes extensiones salinas, curiosas formaciones rocosas con apariencia lunar, restos indígenas, y pintorescos pueblecitos que “manchan” de blanco su territorio. Y terminar en el agreste sur, en la Patagonia, tierra cuyo nombre mismo es sinónimo de aventura y naturaleza pura.

Déjense llevar, en el más amplio sentido, por los que quizá sean algunos de los últimos lugares vírgenes en el planeta. Caminen en altiplanos interminables, o al pie de riscos nevados; cabalguen entre las dunas del desierto o por rocosas quebradas, o bordeando lagos verdaderamente “azules”; pedaleen entre paisajes lunares; escalen volcanes y naveguen entre glaciares.

En una palabra: “exploren”.