Llámenos

Carcassonne, el país de los Cátaros

A una distancia prudencial de Barcelona, en la vecina Francia, le sugerimos un fin de semana cultural y gastronómico poco corriente, tanto por el romántico marco que le envolverá como por las actividades que podrá llevar a cabo.

Carcassonne, en lo alto de una colina sobre el río Aude, en la región de Languedoc Roussillon, acapara un paisaje limpio dominado por el valle de Lauragais y los viñedos de Minervois.

Pero sobre todo, su mayor valor reside en ser la ciudad medieval más grande de Europa. El escenario es el más idóneo para recrear la historia a través de sus palacios cátaros y, también, para saborear el presente, fundamentado en parte, en su excelente cocina y en sus vinos, de personalidad peculiar.

Para descubrir su encanto, le proponemos tres actividades dirigidas a disfrutar de la estancia de otra manera, distinta y original.

Además de visitar la Cité, uno de los mejores ejemplos de arquitectura medieval francesa, con terraplenes defensivos, puentes levadizos y torres resguardadas, disfrutará de un tour aéreo en helicóptero o en globo sobre los castillos y de una cata de vinos de la región del Aude, que pondrán la guinda a un fin de semana de semana memorable.

El alojamiento, para que todo mantenga la armonía necesaria, lo hemos reservado en un antiguo palacio episcopal completamente rehabilitado, que conserva sus gruesas paredes de antaño, sus ventanas con vidrieras de colores y sus aristocráticas habitaciones: el Hôtel de la Cité, en pleno centro histórico.

Sin duda, todos los ingredientes necesarios para que su escapada al país de los Cátaros sea inolvidable!.